martes, 25 de noviembre de 2014

¿Otra vez?

Estoy harta, cuantas veces he dicho lo mismo, puff, ya ni debería en molestarme en decir que quiero ser como antes, pasado es pasado, ya va siendo hora de que me haga responsable de  mi estado actual y comience a hacer algo para cambiarlo.
Veamos, desde la última vez que escribí (sobre mi vida, no solo de mis vanos intentos por cambiar lo foca que soy)  tenia, cuanto ¿18? Pues bien, Hoy 25 de Noviembre, tengo 20 años y peso 56Kg, una vergüenza comentarlo, pero si quiero de verdad entrar en conciencia necesito sentir la humillación que ese número me causa, vaya cuesta asimilarlo pero son 10 kg más desde la última vez que comente mi peso aquí.

Actualmente, estoy en la Universidad, en una carrera que me gusta y me hace feliz, tengo compañeros con los que me llevo bien y hasta he hecho un par de amigas. En cuanto a notas me va genial, nunca me a costado la parte del estudio, de hecho a veces siento que ni siquiera me estreso como debería es porque quizás soy competitiva y me gusta saber que fui mejor que otr@s.
También gracias a esta competitividad nata en mí, es que hoy estoy aquí, pues resulta que desde hace más o menos un mes he notado que una de mis compañeras, cercana a mi circulo, tiene ciertas actitudes que se me hacen familiares, cosas que para la gente “normal” pasan desapercibidas, pero para alguien que ya ha pasado por este camino son cosas que saltan a la vista. Y pues tengo sentimientos encontrados, con A (así la llamaremos, porque claro si digo su nombre cabe la posibilidad de que algún día lea esto, paranoico pero necesario) me llevo demasiado bien, y pues sería una pena que ella sufra por este tipo de vida, que seamos sinceras alegra muchas veces pero también deprime de una forma fatal. Pero mi otra parte grita de frustración y rabia, envidia seria la palabra adecuada, odio que ella tenga las piernas que yo quiero, odio que pueda tener el control que yo no, en fin.

Ayer fue la gota que derramo el vaso, en clases A se sentó a mi lado y no pude evitar mirar sus delgadas piernas, si no fuera porque se disimular bien la gente pensaría que soy rara. Y pues me acompaño toda la mañana ese sentimiento de pesar, de gordura, de sentirme horrenda. Y para rematar A me conto como le había costado mucho encontrar jeans que le quedaran buenos, y como buena masoquista le pregunte por que (quería y no quería saberlo) y su respuesta hizo que me sintiera aun peor, me dijo que por que la mayoría le quedaban sueltos debido a que su talla actual es 34, 34, 34… literalmente me fui a la mierda.

Yo usaba 34, yo tenia problemas con los jeans, esos eran mis amados problemas y sentí que alguien me estaba quitando algo que era mío, y es ridículo porque solo yo me arrebate mi felicidad.
Y bueno aquí estoy, en cama, gorda y con un montón de cosas que estudiar para las que estoy tratando de hacerme el animo, pero solo el hecho de pensar que A pueda ganarme me enferma.
Desde hoy subiré entrada seguido, como antes.

Les dejo mi Intanke (dios que nostalgia escribir esto, es maravilloso)

Desayuno: Naranja + Té con leche
Media mañana: Manzana
Almuerzo: - - - -
Cena: (aun es temprano)

1 Litro de Agua + 1 Hora de Ejercicio.



XOXO

1 comentario:

Circe dijo...

Gracias por seguirme :)
Mucha suerte con todo, nosotras podemos!
Un beso y nos leemos.

About